Es muy habitual sentirse un poco abrumado por los numerosos términos jurídicos y decidir qué opción es la mejor para un caso personal o empresarial, por lo que la figura del abogado laborista sale a escena como una solución real, pero no en todos los casos. Como su propio nombre indica, un abogado laborista es el especializado en derecho laboral, también llamado derecho del trabajo.

La legislación laboral no se ha mantenido fija a lo largo del tiempo y, como la mayoría de los sectores de la ley, ha ido cambiando con el paso de los años y de las circunstancias sociales, y de forma mucho más pronunciada en los último años, provocado por las numerosas modificaciones a nivel político, además de la crisis económica todavía duradera.

Por esta misma razón, el abogado laborista tiene una función crucial en lo referente a las empresas, pero también a los trabajadores. Al ser especialista, conoce la normativa al dedillo y las modificaciones más recientes de la legislación, junto con la aplicación que tiene en los tribunales, denominado como jurisprudencia.

Pero es más fácil entender las razones por las que elegir a un abogado laborista es la mejor opción en cuanto a temas de trabajo con una lista de conceptos desarrollados que hacen más comprensible la función real de este letrado.

Información: elegir el asesoramiento de un abogado laborista te da una cantidad de información sobre las consecuencias legales de una situación laboral muy detallada y precisa. Aunque no sepas de derecho y de normas, es importante conocer bien los caminos que puede tomar un proceso y si es recomendable tomar una decisión u otra. Un ejemplo claro es el de acoso laboral al trabajador, que estará interesado en saber las acciones que la ley tiene prescritas e estos casos y cómo reclamar, mostrando las pruebas correctas para salir adelante en el caso.

Ahorro: en varios aspectos muy beneficiosos. Uno es el lógico ahorro de tiempo empleado en la investigación de los casos y su relación con la legislación, ya que el abogado laborista conoce a la perfección el ámbito jurídico laboral. Pero no solo se aprovecha una ganancia de tiempo notable con respecto a otros letrados, sino que el ahorro económico también es una realidad, reduciendo el riesgo a posibles consecuencias negativas que supongan un gasto económico mayor.

Anticipación: es más sencillo prevenir una futura situación negativa gracias a ese asesoramiento profesional del abogado laborista, que llega a ser de vital importancia ante resultados desastrosos. Otro ejemplo que viene al caso es el de un trabajador que piensa que va a ser despedido y necesita saber cómo y qué documentos ha de firmar y si se trata de un despido improcedente. Por el lado contrario, si una empresa decide realizar un despido objetivo, también le conviene seriamente conocer los resquicios legales para minimizar riesgos y asegurar un despido procedente sin consecuencias negativas para la propia compañía.

Seguridad: por supuesto, estar en manos de un profesional del derecho laboral en estos casos da una sensación real de seguridad, gracias al conocimiento del marco legal del mismo y su consecuente buen hacer para el trabajador o la empresa para cumplir siempre la normativa y evitar efectos secundarios no deseados. La tranquilidad es algo importante en procesos como estos.

Asistencia profesional: si se llega a un procedimiento judicial, es totalmente crucial contar con la asistencia de un profesional que sea experto en la normativa sustantiva además de la procesal. Un abogado laborista debe evaluar las posibilidades de éxito de un proceso, y saber cómo actuar para firmar un acuerdo y así evitar juicios, o cuándo es recomendable ir a juicio, saber las preguntas correctas para realizar a los testigos, el interrogatorio a la parte contraria y qué pruebas potenciar para salir airoso de un proceso judicial que, en muchos casos, puede resultar engorroso y no del todo justo.

Por consiguiente, sabes que siempre es mejor contratar a los especialistas para casos concretos, y en situaciones laborales la decisión correcta es un abogado laboralista. Garantiza el mejor asesoramiento, asistencia y la seguridad de saber que estás en manos de un experto en la materia del derecho del trabajo.