En primer lugar decir que aunque parezca lo mismo que si te pagasen de más por error, el hecho de que nos paguen dos nóminas en vez de una en un mes, afecta a otro tipo de partidas, como puede ser la seguridad social, el IRPF que el trabajador aporta y sobre el que se calcula al año siguiente si nos toca a pagar o devolver en Hacienda.

Así que, lo inmediatamente necesario sería intentar arreglar el asunto con la compañía e informarse de las cuantías a devolver.

¿Sigo el consejo de quedármelo?

En distintos foros de internet se aconseja no hacer nada y solo esperar a que la empresa se dé cuenta y te reclame o prescriba.

Cuentan historias de empleados que se lo han callado y al pasar el tiempo de prescripción han disfrutado de ese dinero sin que nadie se diera cuenta.

Craso error, tarde o temprano la empresa se percatará del error y aunque haya pasado el tiempo para reclamar, hay una cosa que no prescribe, una mancha en nuestro buen curriculum. Veamos como:

Posibles consecuencias

En primer lugar, como antes se ha apuntado, si se descubre que el empleado por descuido o negligencia no lo puso en conocimiento, inmediatamente queda como deshonesto.

Eso puede significar, en el mejor de los casos, pérdida de confianza en el trabajador. Y esto, afecte a los futuros ascensos o subidas de salario, un trabajador desleal no goza de la confianza de la empresa para premiarle pues da la impresión que a la primera de cambio actuará con falta de honradez.

En el peor de los casos, si el trabajador tras un año se niega a devolver el dinero de forma voluntaria, es verdad que prescriben las reclamaciones de esta índole, pero puede hacer que pierdas el empleo y la buena recomendación para futuros empleos.

La referencia laboral es una fuente de información muy importante en ciertos sectores, pues hay jefes de recursos humanos que se fijan en las anteriores empresas en las que el candidato ha trabajado con anterioridad para valorar la idoneidad de contratarle, incluso pueden contactar con tu antigua empresa y consultar si es verdad lo que pone en tu curriculum.

Es una pena que por un asunto así, manches tu reputación y futuro laboral.

Ocultación convertida en delito

En el peor de los casos, ocultar un error de este tipo puede resultar en una denuncia de la empresa contra el empleado por apropiación indebida, que de prosperar puede llevar aparejada una pena de prisión.

Y no solo por negarte a devolverlo, si por alguna razón se descubre que lo has divulgado a otros, pero no a la empresa, eso se puede considerar prueba de delito, pues no puedes alegar despiste de tu parte.

La recomendación en primer lugar es hacerlo saber a la empresa. Pero también acudir a un profesional que revise lo que la empresa reclama, pues a veces las empresas pretenden que el trabajador devuelva cantidades que no debe, y que más bien debe solicitar a Hacienda o la seguridad social.