Acogerse a la quinta enmienda es algo que hemos escuchado en diferentes situaciones, tanto en noticias como en películas o series, por ejemplo, y es que es una frase ya pasará a la historia pero, ¿Qué es la quinta enmienda? ¿Cómo se aplica?

A continuación conocemos qué es la quinta enmienda y cómo se puede aplicar.

¿Qué es la quinta enmienda?

La quinta enmienda establece que no puede obligarse a ninguna persona acusada de cometer un delito a declarar contra sí misma, y esto no solo se aplica a los juicios, sino que también puede ser usada en los interrogatorios policiales.

Esto quiere decir que una persona que ha sido detenida por la policía puede negarse a responder cualquier tipo de pregunta relacionada con el delito o crimen del que ha sido acusado.

Claro está que, como sucede con la mayoría de leyes y derechos constitucionales, la quinta enmienda está sujeta a la interpretación de los tribunales, por lo que puede ser modificada en caso de ser necesario.

¿Quién puede acogerse a la quinta enmienda?

En un juicio penal, no solo la persona acusada tiene el derecho de acogerse a la quinta enmienda para negarse a testificar.

Los testigos que son llamados a declarar también pueden negarse a contestar determinadas preguntas si la respuesta implica a la persona a algún tipo de actividad penal.

Un claro ejemplo de ello son los delitos organizados. Tanto los acusados como los testigos suelen acogerse a la quinta enmienda.

Pero, al contrario que los acusados, los testigos que deciden acogerse a la quinta enmienda lo harán de forma selectiva, es decir, que no contestarán a aquello que pueda incriminarlos. Y por tanto no renunciarán a sus derechos en el momento de responder al resto de preguntas.

Por otra parte, al contrario que los acusados, los testigos pueden verse forzados a testificar según la ley mediante una citación judicial.

¿También se aplica a las huellas y a los análisis de sangre?

Al contrario de lo que pueda parecer, este derecho contra la autoincriminación no se aplica a los análisis de sangre o a la recolección de huellas.

El privilegio acaba con las habilidades comunicativas, y tanto las huellas como el ADN son consideradas como evidencias testimoniales.

Así que, a pesar de que el acusado no lo quiera, se le podrá extraer sangre y tomas las huellas digitales en cualquier momento para recolectar pruebas sobre el delito que se ha cometido y en el que, presuntamente, está implicado el acusado.

Abogados especializados en derecho penal

Un abogado especializado en derecho penal es la persona indicada para consultar cualquier tipo de duda que puedas tener acerca de la quinta enmienda.

Además, si está cualificado como experto en ley criminal, también puede atender tus necesidades y representarlo en caso de que sea necesario.

¿A qué esperas para consultar tus dudas con un abogado especializado en la materia? Será la persona que más te ayude con todas las preguntas que tengas acerca de la enmienda y de todas las cláusulas que la rodean.