Cuando sucede un divorcio en una pareja con hijos ambos progenitores tienen el deber de seguir suministrando alimento a los pequeños, el progenitor que no vive con ellos lo hace en forma de una “pensión alimenticia”, un importe que abona cada mes en concepto de los alimentos del niño.

¿Qué es exactamente una pensión alimenticia?

Por lo general este es uno de los conceptos que más debate genera a la hora del divorcio. Recuerda que si tienes dudas puedes contactar con nuestro equipo de abogados para resolverlas y conseguir guía y apoyo en un asunto que puede ser muy delicado:

Se entiende por pensión alimenticia una cuantía económica que el progenitor no custodio, le pasa a sus hijos con el fin de que estos tengan lo necesario para vivir. Según el artículo 142 del código civil se entiende por “alimento” todo lo que tiene que ver con el sustento de los menores como es la vestimenta, los medicamentos y el lugar para vivir.

Ambos progenitores tienen la misma obligación de prestar alimento y necesidades básicas a los hijos mientras son menores de edad, y una vez clumplidos los 18 años siempre que estos no estén emancipados ni cuenten con ingresos económicos propios.

Otro punto que genera mucho debate es ¿Qué pasa con los niños que aún no han nacido? En caso de que la pareja se divorcie mientras la mujer está embarazada la pensión alimenticia incluirá todos los gastos relacionados con el parto y el embarazo.

¿Qué incluye la pensión alimenticia?

La pensión alimenticia incluye dos tipos de gastos principales, los ordinarios y los extraordinarios:

Gastos ordinarios en la pensión alimenticia

Es decir todos los gastos previsibles y que se repiten mes a mes:

Alimentos diarios Gastos escolares: Libros, materiales, transporte…  Vivienda. Atención médica y medicamentos. Útiles personales y elementos de higiene. Gastos de ocio. Gastos extraordinarios en la pensión alimenticia

Los gastos extraordinarios son los que no se pueden prevenir y que se dan en raras ocasiones. Estos gastos están previstos en el convenio regulador o sentencia judicial de divorcio y se estipula que cada progenitor debe hacerse cargo al 50%. existen dos tipos de gastos extraordinarios:

Gastos extraordinarios Necesarios: Son los que surgen de imprevisto y deben abonarse casi de forma instantánea, un buen ejemplo puede ser la ortodoncia de los niños. Cabe recalcar que no se precisa el consentimiento del progenitor no custodio para llevarse a cabo la acción y en consecuencia, los gastos.

Gastos extraordinarios no necesarios: Por ejemplo las clases extraescolares, cuotas de gimnasio, viajes de estudios… En este caso si se necesita el consentimiento del progenitor no custodio para llevarse a cabo el cobro, en caso de que este se negara sería el progenitor custodio quien se encargaría de hacer el pago completo.

Si tienes dudas con la pensión alimenticia de tus hijos contacta con el equipo de Dabogados.es podemos ayudarte a calcular cuánto es el importe real que debes abonar a tus hijos y cómo conseguir un acuerdo justo para ti y beneficioso para tus hijos. Nuestro equipo te atenderá sin ningún tipo de compromiso.