Vivimos en una sociedad basada en el capital, significa que el pilar que nos mantiene activo en ella es el dinero, y que no podemos cometer el error de caer en el impago de una cuota o no liquidar correctamente un préstamo o una deuda porque eso puede significar verse incluido en uno de los listados de morosidad existentes en nuestro país, las listas de morosos más importantes son: El Rai y la Asnef, pero también están el Esperian, el Icired y el Cirbe.

En estas listas de morosos, que son utilizados para impedir a los afectados el acceso al crédito, a la financiación, a la firma de un contrato, por proveedores para aceptar o no un cliente, e incluso para que un empresario o una familia pueda tener acceso a los suministros, podemos caer cualquiera de nosotros pues, como vemos es muy fácil entrar, en cuanto pasen más de cuatro meses con una deuda vencida, y muy difícil salir.

Y esta dificultad en salir de los listados de morosidad hace pensar que estamos ante una persona financieramente poco fiable, con lo que eso significa, aunque la incursión en la Asnef haya sido producida por un error, o no se esté de acuerdo o haya sido por una cantidad mínima, no importa, el nefasto resultado para la persona o para la empresa se amplifica y puede complicarnos la vida, que, por estar en un sistema social basado en el capitalismo, nos puede conducir a un verdadero caos. En dabogados te contamos cómo solucionarlo:

La salida de la Asnef.

Se necesita, por tanto, de forma imperiosa conocer el procedimiento para salir de este pozo, que nos va a impedir llevar una vida digna en sociedad. En primer término, se debe salir solo con pagar la deuda y solicitar la cancelación de tus datos en estos ficheros, un trabajo que debería de realizar la empresa que te introdujo en ella, pero que en contadas ocasiones realiza, una vez que recibe el dinero, la mayoría de ellas se olvidan del asunto y no mueven un dedo por liberarte de la carga de pertenecer a alguna de estas listas negras.

Así que lo mejor que podemos hacer, una vez liquidada la deuda es asegurarse que han eliminado todos los datos de este fichero, no confíes en la palabra de la empresa acreedora, asegúrate por ti mismo, solo tienes que solicitar la baja al titular del fichero presentando tu DNI y demostrando, con la copia de la factura liquidada, que estas en paz con el denunciante.

En los casos en los que reclamamos la deuda, lo tenemos más fácil, puesto que la ley actual impide que la deuda quede registrada en ninguno de estos ficheros, con lo que estará incumpliendo la ley si la deuda está en ese momento siendo reclamada ya sea por vía judicial, administrativa, como arbitraje de consumo o cualquier otro procedimiento vinculante alternativo.

La AEPD y las Listas de Morosos.

La AEPD considera que la impugnación de la deuda ante un órgano judicial, arbitral o administrativo para concretar si la deuda es real o no, por lo que no se puede hablar de una deuda “de hecho”, por este motivo se puede denunciar ante la Agencia Española de Protección de Datos asegurando que la inclusión en el fichero de morosos es ilegal y, por tanto, no procede.

Otra de las salidas de las listas de morosos, tales como Asnef, Rai y demás ficheros es cuando se trata de algún error, es decir, no existe la deuda, o no se cumplen las exigencias para que esté incluido en el fichero, en este caso se debe solicitar una baja directamente al titular del fichero, el cual debe responder en un plazo de entre 30 días y dos meses para los casos más complejos. Siempre se ha de informar a la persona que está siendo afectada por el error durante el primer mes. En caso de que se incumpla esta obligación se pueden denunciar los hechos a la AEPD, el cual abrirá un expediente, que podría llevar al pago de multas tanto a la empresa acreedora como a la empresa que gestiona el fichero.

Por último, si se considera que la inclusión es incorrecta, se puede reclamar una indemnización por vía judicial los daños causados.