Después del fallecimiento, se abre un periodo de reparto herencia y aceptación de la misma, existen diferentes formas de realizar un procedimiento de herencia, pero antes tendremos que analizar si el fallecido, otorgó o no testamento.

  1. Con testamento: Si al fallecimiento se otorgó testamento, hay que estar siempre a lo que maque el testamento ya que será este documento el que va a decir como y de que manera se repartirá la herencia.
  2. Sin Testamento: Es otra de las posibilidades, si el fallecido no otorgó testamente, habrá que iniciar un procedimiento de declaración de herederos, generalmente se hará ante notario, en caso de que no exista posibilidad de hacerlo de mutuo acuerdo, entonces tendremos que ir a la via judicial.

 

Pero existen mas pasos a la hora de afrontar una herencia, que pasan por la aceptación de la misma o su renuncia.

  1. Aceptación de la herencia: Se expresará ante notario la aceptación de la herencia, con lo que ello supone. Al aceptar una herencia, no solo aceptamos los bienes, también aceptamos la deudas que el fallecido tuviera. Por ello es muy importante saber cual es el caudal hereditario.
  2. Aceptación a beneficio de inventario: En caso de no conocer si el finado tenia deudas o no, lo mas aconsejable es aceptar la herencia a beneficio de inventario, por lo que tendremos la posibilidad de no arrastrar las deudas, ya que estas se pagarán con el patrimonio del fallecido y lo que quede, si queda, lo recibiremos nosotros como herencia.
  3. Renuncia de la herencia: Nos encontramos ante el mecanismo por el cual uno de los herederos procede a la renuncia de la herencia, cabe recordar que tanto la aceptación como la renuncia, se acepta y se rechaza en su totalidad, no pudiendo elegir lo que se acepta y lo que no y lo que se rechaza y lo que no. Por ello se dice que la herencia se acepta pura y simplemente o se rechaza pura y simplemente.

 

Y el último paso y seguramente el mas complejo, cuando existe conflicto, es el reparto de la herencia.

  1. Reparto de herencia de mutuo acuerdo: Se da cuando los herederos tienen acuerdo sobre el reparto, hay que decir que siempre con el respeto al testamento si lo hubiera. Es el camino más sencillo, rápido y económico para dejar zanjada una herencia.

Reparto de la herencia contencioso: En este caso estaremos ante un procedimiento largo, costoso y generalmente muy conflictivo. Suele ocurrir que si el tramite se prolonga mucho los gastos que genera esta situación, pueden superar a lo que realmente se vaya a heredar.