Funciones principales de todo abogado

Funciones principales de todo abogado

Cuando contratamos a un abogado, ya sea para recibir asesoramiento legal o bien para acudir a tribunales, además de las precauciones básicas que debemos tener (conocer sus honorarios, su experiencia y especialidad, etc.), también debemos saber qué podemos esperar de este o esta profesional: ¿Qué se le puede encargar? ¿Hasta dónde llegan sus prerrogativas? Vamos a ver aquí un resumen de sus principales funciones.

  1. Asesorarnos legalmente:

Podemos consultarle cualquier tema del campo del derecho en que esté especializado. En caso de no pertenecer nuestro caso a su ámbito de conocimiento, nos indicará a qué tipo de abogado podemos acudir. Normalmente nos cobrará por visita y luego según las actuaciones que le encarguemos.

  1. Redactar escritos legales:

Puede elaborar todo tipo de documentos con valor legal, como contratos, testamentos, demandas judiciales, etc. Algunos de estos documentos deben presentarse luego en distintos registros o legalizarse ante notario. También puede leer contratos que nos propongan otras personas, para comprobar su legalidad y oportunidad.

  1. Negociar y servir de mediador:

Muchos casos no deben llegar a juicio, porque es preferible un acuerdo entre las partes; en este sentido, el abogado se encargará de negociar con el abogado de la otra parte un pacto aceptable para todos. Esto nos quita la preocupación de tener que hablar con el adversario. En otros casos, es necesaria la presencia de la figura de un mediador que no sea abogado (como en casos de divorcio).

  1. Emprender acciones legales en nombre de otros:

Debidamente fundado de poder, puede representar a su cliente para interponer demandas contra terceros, así como recurrir las sentencias que se hayan emitido. Esto es especialmente útil cuando se complica el procedimiento, como pueden ser los casos de divorcio.

  1. Interpretar leyes, reglamentos y otros textos jurídicos:El abogado debe analizar en qué nos podemos basar para defender nuestro caso, según la legislación más favorable; así como prever en qué se basará la otra parte, en su caso, para desactivar sus pretensiones.
  2. Acudir ante los tribunales para asistir a las vistas:

El abogado es imprescindible en muchas actuaciones judiciales para que el juicio sea justo, por lo que normalmente cuenta con él tanto la parte que demanda como la demandada. Puede formular preguntas a ambas partes para que queden claros los argumentos.

  1. Buscar sentencias y jurisprudencia relevantes para nuestro caso:

En interés del cliente, debe buscar sentencias previas que se puedan aplicar a nuestro caso; y esto especialmente si hay jurisprudencia, es decir, sentencias que sientan doctrina, como las de los Tribunales Superiores de Justicia de cada autonomía o del Tribunal Supremo. También puede ser necesario consultar jurisprudencia europea del Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

  1. Mantener la confidencialidad

El abogado debe en todo momento salvaguardar los datos personales, familiares, laborales y del patrimonio de su cliente, así como no difundir los documentos que obren en su poder. También debe mantener el secreto de sus conversaciones y no puede declarar sobre los hechos que conozca en razón de su actividad profesional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.