Someterse a un proceso de divorcio nunca es agradable, pero lo es menos aún cuando existen hijos menores de edad en el matrimonio. ¿Cómo gestionar un divorcio con hijos menores de edad? La situación se vuelve rara e incluso triste para los pequeños, tanto es así que muchos niños terminan muy afectados por el divorcio de sus padres y lo arrastran durante años.

Es por eso por lo que, para garantizar el bienestar de los pequeños de la casa, es importante tratar de realizar un divorcio amistoso, sin reproches ni discusiones, al menos no frente a los niños. En España, el 57% de los divorcios llevados a cabo tenían hijos.

La vía de mutuo acuerdo, la mejor opción para los divorcios con hijos menores de edad

Que los padres mantengan una buena relación siempre será la mejor opción para la crianza de los pequeños. Todas las opciones orientadas a la satisfacción de los menores siempre serán bien recibidas. Es por eso por lo que, aunque no exista convivencia entre los padres, es importante mantener ciertas rutinas durante el tiempo en el que se soluciona la demanda de divorcio.

El divorcio de mutuo acuerdo, además, evitará que los menores se vean implicados en un proceso judicial lento y desagradable. Los progenitores podrán explicarles a los menores qué ocurre sin necesidad de acudir a un juzgado.

En el proceso, es fundamental que los hijos sigan recibiendo ese amor y afecto de los padres para que no se sientan inseguros. Las separaciones no son fáciles, y mucho menos para los niños pequeños que no entienden por qué sus papás ya no vivirán juntos.

¿Cuál es el mejor tipo de custodia para un divorcio con hijos menores de edad?

La custodia compartida siempre será la más recomendada en estos casos, es más, esta es la opción principal para muchos juzgados ya que ambos progenitores tendrán la guardia y custodia de los hijos. Además, ambos se encargarán de ellos en un tiempo similar.

Este tipo de custodia también implica que los progenitores tengan residencias cercanas, por lo que la vida de los hijos apenas se verá modificada. Los dos padres seguirán estando cerca de ellos apoyándolos en todo lo que necesiten.

En estos casos la pensión alimenticia suele ser inexistente, ya que ambos responderían igual por los gastos. No obstante, si uno de los dos progenitores tuviese un sueldo mucho más elevado que el otro, se realizaría una pensión de alimentos.

En caso de que la custodia compartida sea inviable, será el juez quien determinará qué tipo de custodia tendrán ambos progenitores.

No hagas que tus hijos acudan al juzgado

Acudir al juzgado nunca es plato de buen gusto, especialmente para los más pequeños. Es por eso por lo que siempre se recomienda no acudir con menores. Los abogados encargados de los divorcios piden a sus clientes que no usen a los hijos como armas de fuego en sus testimonios ya que, al fin y al cabo, son niños.

Contacta con un abogado especializado en divorcios para poder tramitar tu separación de la forma más rápida y sencilla para los niños.