Cuando una empresa se encuentra en una situación financiera donde no puede hacer frente a sus deudas se inicia el llamado concurso de acreedores. Este proceso tiene como objetivo salvar a la empresa de la bancarrota y evitar el cierre definitivo por todos los medios.

Existen dos tipos de concursos de acreedores

Voluntario: Cuando lo solicita la propia empresa.

Forzoso: Cuando el concurso se lleva a cabo por petición de los acreedores.

¿Cuál es el objetivo del concurso de acreedores?

Este proceso beneficia principalmente a la empresa, ya que pretende modificar los pagos para que el deudor les haga frente de forma desahogada, siempre con el objetivo de que la empresa permanezca con sus puertas abiertas.

Algunas de las medidas que se llevan a cabo en un concurso de acreedores son: flexibilizar las condiciones de los pagos y hacer cambios en la forma en que la empresa tendrá que devolver el dinero.

Por otro lado los acreedores que han invertido un capital en la empresa no cobran según lo pactado. Cuando se da el concurso de acreedores el banco está obligado a provisionar como mínimo un 25% del crédito concedido a la empresa. Por esta razón las entidades bancarias prefieren refinanciar la deuda con la empresa, y tienden a recurrir al concurso de acreedores sólo cuando la compañía se disuelve, es decir, cuando no existe otra solución.

Fases del concurso de acreedores

Tras declararse el concurso de acreedores el juez nombrará a los administradores concursales, estos suelen estar compuestos por un abogado, un economista y el representante de los acreedores.

Tras analizar el caso se presenta un informe con la situación actual de la empresa, en este momento y en base al documento se establece si la compañía se liquida o si se establece un nuevo convenio para que pueda permanecer abierta.

Si se da el último caso (La condición ideal) se crea un nuevo plan de pagos y un segundo plan de viabilidad en el que se demuestra cómo se realizan dichos pagos. Por norma general los bancos suelen perdonar la mitad de la deuda. Un 50% sobre el monto total.

¿Quien es el primero en cobrar en un concurso de acreedores?

Si el concurso de acreedores llega a buen puerto y se establece el nuevo plan de pagos, estos se ejecutarán en el siguiente orden:

Primero cobrarán los acreedores con garantía o hipoteca Seguidamente los trabajadores de la empresa A continuación las Administraciones Públicas (Hacienda y la Seguridad Social)  Después las entidades financieras. Y finalmente los proveedores y las empresas del grupo.

Este es un breve resumen del concurso de acreedores de empresa, por supuesto hablamos de un proceso largo que incluye muchos detalles y cuenta con muchas personas de por medio. Si estás envuelto en un proceso de este tipo o necesitas ayuda legal relacionada con las finanzas, contacta con el equipo de Dabogados.es te atenderemos desde nuestro despacho de Madrid para conocer al detalle tu caso y descubrir cómo podemos ayudarte.