Al referirnos a la protección de datos es importante conocer el derecho de supresión de datos que está incluido en el Reglamento General de Protección de Datos (RPGD). Pero, ¿qué es el derecho de supresión de datos? ¿En qué consiste? A continuación en dabogados.es detallamos todo lo que tienes que saber sobre el derecho de supresión y, además, analizaremos otro tipo de protección que está vinculada y que, en ocasiones, se confunde.

¿Qué es el derecho de supresión de datos?

El derecho de supresión de datos es una versión moderna del antiguo derecho de cancelación de la ley de protección de datos. Esta nueva versión es mucho más recta y está fortalecida, por lo que es implacable.

En el antiguo derecho de cancelación, en el artículo 4, se aseguraba la calidad de la información para que los usuarios pudieran pedir que se bloquearan sus datos en cualquier momento. Esta petición podía realizarse cuando la información no estuviera completa o estuviera desactualizada. También se podía solicitar cuando no se cumpliera con la finalidad para lo que se recopilaron los datos.

No obstante, en la antigua LOPD (ley de protección de datos), no era posible eliminar los datos, simplemente bloquearlos. Y esta es la gran novedad que se ha incorporado al derecho de supresión de datos. Ahora los datos no se congelan, sino que es posible pedir que se eliminen si se ha cumplido con el plazo legal de su conservación.

Esto significa que, como empresa, será imposible mantener la información de los clientes si estos piden que se eliminen sus datos. Anteriormente sí que se podían mantener congelados los datos, pero hoy en día no es posible.

El derecho al olvido, una alternativa a la supresión de datos

No son pocas las personas que confunden el derecho de supresión de datos con el derecho al olvido. Es cierto que es otra de las armas que se encuentran en el Reglamento de protección de datos, pero no tiene la misma finalidad que el derecho de supresión. En este caso, el derecho al olvido es una manifestación del derecho de supresión de datos que se aplica a los buscadores de Internet.

Gracias a estos derechos es posible impedir que la información se difunda en las redes si no cumplen los requisitos del RGPD. Eso sí, las páginas no se borrarán ni se suprimirán. Esto quiere decir que si una persona busca términos que estén relacionados con el contenido de la página web, seguirá apareciendo.

En resumen, el derecho al olvido es precisamente la eliminación de los resultados existentes entre la persona y las fuentes de la página. Es cierto que la información seguirá en la red, pero no aparecerá el nombre de la persona.

Lo fundamental que debes tener en cuenta para saber si tu empresa está realizando una actuación dentro del marco legal sobre la protección de datos es el conocimiento del derecho de supresión de datos. Si el entendimiento es correcto, tu empresa estará realizando todas sus acciones dentro del marco de la ley.