Un abogado laboralista es la persona especializada en Derecho Laboral y de la Seguridad Social. Es por eso por lo que el abogado laboralista tiene como misión principal el acompañar, defender y asesorar a un trabajador en los pleitos que pueda tener con una empresa. El papel del abogado laboralista es muy importante para que el trabajador pueda disfrutar de todos sus derechos a la hora de enfrentarse en un juicio.

Son muchas las situaciones dentro de la jurisdicción laboral en la que no es necesaria la figura del abogado, pero siempre es recomendable contar con la ayuda de un especialista en derecho laboral para estar protegido. La falta de conocimiento por parte del trabajador puede provocar esa desprotección que luego podrá desencadenar en un problema laboral como un despido o el impago del salario por no haber tenido una buena defensa.

Pero, ¿Cuáles son las funciones concretas de los abogados laboralistas? ¿A qué se dedican exactamente?

Funciones de los abogados laboralistas

Como ya hemos indicado, la función principal del abogado es la de defender y acompañar al trabajador. Dentro de sus funciones, estas son las más comunes:

  • Asesorar en derecho laboral, tanto individual como colectivo.
  • Ayudar al trabajador en asuntos relacionados con la Seguridad Social. Esto incluye incapacidades, jubilaciones o pensiones.
  • Representar en procedimientos judiciales que tengan que ver con la materia laboral.
  • Asesorar en todo lo relacionado con los contratos de trabajo.
  • Ayudar en los expedientes de regulación de empleo, conocidos como ERES.
  • Negociación de los convenios colectivos.
  • Despidos y sanciones. En estos casos el abogado laboralista comprobará si los despidos y las sanciones se han realizado en términos correctos o si han sido vulnerados los derechos del trabajador.
  • Acoso laboral.
  • Reclamaciones de cantidades en caso de que la empresa sea la deudora con el trabajador.

La figura de los abogados laboralistas

Un abogado laboralista no te permitirá cometer errores a la hora de enfrentarte a un asunto laboral. Estos procedimientos suelen tener unos requisitos que resultan desconocidos para todas aquellas personas que no se dediquen de forma concreta a la abogacía, de ahí a que muchos trabajadores terminen perdiendo el pleito contra la empresa.

Es por eso por lo que, desde el primer momento en el que te encuentres en un problema laboral, te recomendamos acudir a un abogado laboralista especializado para evitar problemas en un futuro próximo.

Existen dos formas de conceder representación a los abogados laboralistas en estos momentos:

  • A través del poder apud acta: esto permitirá que el trabajador se ausente y que sea el abogado laboralista el que lo represente. Es una opción que muchos escogen para no enfrentarse cara a cara a la empresa a la que ha demandado. Para disfrutar de este poder es necesario realizarlo ante un secretario judicial.
  • Dar un poder general para pleitos: también permitirá al trabajador ausentarse del juicio, solo que este poder es necesario realizarlo ante notario para que sea válido.

Si lo prefieres, puedes acudir junto a tu abogado laboralista al juicio para enfrentarte a la demanda.