En los últimos años y con el protagonismo que actualmente recibe la violencia de género en los medios de comunicación, se ha comenzado a escuchar a menudo el término “denuncia falsa” y aunque se trata de algo residual que se da en muy pocas ocasiones queremos aclarar qué es exactamente una denuncia falsa y qué hacer si te ponen una:

¿Qué es una denuncia falsa?

Una denuncia falsa es aquella en que una persona imputa a otra siendo consciente de que no cometió los actos por los que se le acusa, y mostrando además un fuerte rechazo hacia la verdad. Las denuncias falsas se consideran un delito según el artículo 456 del Código Penal.

Requisitos para que una denuncia sea falsa

Hasta que la autoridad judicial que recibió la denuncia no emite una resolución firme, alegando que la acusación es falsa, no puede considerarse como tal. La primera acción es determinar si los hechos por el cual se acusa a la persona se cometieron o no, y en caso de que la respuesta sea negativa identificar si existe una motivación fraudulenta por parte del denunciante.

Cabe recalcar que todas las denuncias que se archivan no son necesariamente falsas, ya que en muchos casos no puede demostrarse que la persona cometiera los actos por los que se le acusa, pero tampoco que el denunciante mienta de forma consciente. En cuyo caso no hablamos de una denuncia falsa porque no existe una motivación dolosa por parte del denunciante.

Más allá de que la sentencia sea firme, esta debe cumplir otra serie de requisitos:

La denuncia debe dirigirse a una persona concreta con nombre y apellidos, por unos delitos específicos.  Dichos delitos deben tratarse de una infracción con castigo penal.  La imputación debe ser claramente falsa.  La acusación debió ser realizada frente a una autoridad con obligación de responder.  Que la persona que imputa a otra sea consciente de que esta no cometió los delitos que se le atribuyen, actuando de mala fe.

¿Qué hacer si te ponen una denuncia falsa?

Puede que la acusación incluya o no detención, en los caso de violencia de género es habitual que así sea, lo más importante es mantener la calma. En este caso es adecuado llamar a un abogado especializado en denuncias falsas y recopilar de inmediato toda la información posible que demuestre tu inocencia.

Si se está en el calabozo o en prisión se deberá aportar al abogado la información de contacto de todas aquellas personas que puedan hacerle llegar esas pruebas. Con ellas el letrado creará una estrategia enfocada a demostrar la falsedad de la acusación.

¿Qué hacer si el juez dicta sentencia absolutoria?

Si se ha llegado a esta sentencia por falta de pruebas de que el acusado cometiera el delito lo mejor es dejar las cosas como están, ya que en este caso demostrar que se trata de una denuncia falsa es muy complicado.

En cambio cuando la absolución se da por las dudas surgidas del testimonio del anunciante y no por la falta de pruebas, si nos será más sencillo demostrarlo.