Te contamos los requisitos imprescindibles y los pasos a seguir para conseguir tu pensión por incapacidad permanente:

Requisitos para obtener la pensión por incapacidad permanente

A la hora de solicitar la pensión por incapacidad permanente, te encontrarás con varios grados: Parcial, Total, Absoluta o Gran Invalidez.

En base a la pensión por incapacidad permanente que desees solicitar deberás cumplir una serie de requisitos:

Cotización mínima Afiliación y alta Grado de incapacidad

En base a estos requisitos se te asignará un tipo de pensión por incapacidad permanente u otra, de ellos también depende que el resultado sea o no favorable.

Vamos con los pasos necesarios para solicitar la pensión por incapacidad permanente:

Pasos imprescindibles para solicitar la pensión por incapacidad permanente

El proceso de solicitud de la pensión por incapacidad permanente puede llevarlo a cabo la misma persona interesada, aunque también lo puede gestionar instituciones como INSS (Oficina de la seguridad social) o solicitarlo a instancias de la Mutua.

En caso de duda, o de haber obtenido ya un resultado negativo en la solicitud de pensión por incapacidad permanente, podemos acudir a un abogado que nos ayude a conseguir la resolución positiva.

En todos los casos deberemos seguir los mismos pasos en orden:

1- Conseguir toda la documentación: 

Al realizar gestiones públicas, como es la solicitud de pensión por incapacidad permanente debemos aportar una serie de documentos. Algunos se presentan en la totalidad de los casos y otros varían según la solicitud.

Estos son los documentos básicos que debemos aportar en la totalidad de los casos:

DNI del solicitante, en caso de contar con un abogado, también del abogado.  En caso de menores o personas que por determinadas circunstancias cuenten con un tutor legal, deberán presentar la información que acredite estas circunstancias.  Historial clínico del solicitante.  Certificado del Registro Civil en casos de abortos en embarazos superiores a 6 meses o cuando se ha producido el fallecimiento de un recién nacido en sus primeras 24 horas de vida.

En caso de enfermedad común y accidente no laboral:

Si el afectado es autónomo y está obligado a pagar sus cotizaciones durante el tiempo que dura la incapacidad deberá presentar el recibo de pago.

En caso de accidente de trabajo o enfermedad profesional:

Se deberá presentar un parte administrativo donde se registre el accidente o enfermedad laboral. También se debe disponer de un parte generado por la empresa donde se refleje la totalidad del salario percibido durante todo el pasado año.

2- Rellenar la solicitud de pensión por incapacidad permanente

Podrás rellenar la solicitud de pensión por incapacidad permanente vía telemática (Por internet) o presentándote en las instalaciones públicas adecuadas para su gestión.

Nuestro consejos es revisar al fondo el formulario, rellenando con calma cada apartado y aportando hasta el más mínimo documento necesario. De la correcta presentación del formulario depende en gran parte que la resolución sea positiva.

También es recomendable contar con abogados expertos en la materia, ellos te ayudarán en la obtención de documentos y todas las gestiones pertinentes con el fin de conseguir resultados beneficiosos.

3- Entregar la solicitud de pensión por incapacidad permanente: 

El último de los pasos es presentar la solicitud y esperar la resolución del trámite.

Para hacerlo necesitas solicitar cita previa en el INSS, la institución donde debes presentar el formulario, junto a la documentación que vimos más arriba.

Si has decidido presentar la solicitud por internet también podrás enviar el formulario vía online, sin necesidad de desplazarte a las oficinas de la Administración Pública.

El proceso de aprobación de la pensión por incapacidad permanente

Si has seguido bien todos los pasos de la solicitud comenzará la llamada: fase de instrucción. Donde los organismos pertinentes podrán solicitar una serie de documentos médicos que acrediten que cumples con los requisitos para que tu solicitud sea aprobada.

Seguidamente comenzará un proceso llevado a cabo por la Administración Pública, que decidirá si la petición es o no apta para recibir la pensión por incapacidad permanente. En caso positivo se refleja el grado de incapacidad, la prestación percibida y la fecha desde la cual se proporciona dicha cantidad.

En caso de una resolución negativa, puedes recurrir con ayuda profesional. Un buen abogado te guiará para conseguir los requisitos y seguir los pasos necesarios para una resolución a tu favor.