Antes de comenzar y decidirte a solicitar la Ley de la segunda oportunidad tienes que informarte para conocer los procesos por los que tendrás que pasar. Esta ley ofrece una nueva vida para todos aquellos que han contraído deudas, pero no pueden afrontarlas debido a la limitación económica que tienen o por que la cuantía es tan alta que no la van a poder pagar en vida.

Para conseguir la exoneración de deudas van a intervenir durante el proceso diferentes sujetos que vas a tener que conocer y diferenciar desde el primer momento. Por ello queremos dedicar este artículo de hoy a que puedas conocer más a fondo el proceso de la LSO.

¿Cómo transcurre todo el procedimiento? 

  1. El primer paso que vas a tener que realizar es recabar todos los documentos que te van a solicitar. Entre uno de ellos se encuentra el registro de los bienes y derechos de los que eres titular y que vas a tener que presentar, así como todas las deudas de mayor o menor medida junto a la información de los acreedores. Tendrás que estar unos días recogiendo toda la información para poder rellenar el formulario normalizado de la LSO y presentarlo.
  1. Después de tener en tu mano todo lo anterior es el momento de registrar la solicitud formalmente. Es decir, tendrás que acudir a un notario si eres persona física o a través del mercado mercantil o Cámara de comercio de tu ciudad si eres empresario o autónomo. En este momento la entidad o notario correspondiente serán los encargados de nombrarte un mediador concursal. Éste será el encargado de velar por tus intereses y de reunirse con las dos partes para proponer un acuerdo extrajudicial.
  1. El mediador concursal tendrá que poseer toda tu información para hacer un estudio y así elaborar la propuesta de mutuo acuerdo. Deberá enviar la propuesta con toda la información y con el plan de pagos, así como de viabilidad por escrito.
  1. Al mandar toda la estrategia, el mediador tendrá que reunirse con las dos partes para llegar al acuerdo final. Contará con un plazo de dos meses para realizarlo.
  1. En este momento pueden pasar dos cosas si se aprueba y se acepta este plan de pagos o no.
  • Si se llega al acuerdo con las dos partes, se firmará ante notario para llevar a cabo el expediente.
  • Si de lo contrario no se acepta, se tiene que llegar a un paso más donde el mediador tendrá que solicitar el concurso de acreedores por vía judicial. Es decir, en el punto final de no llegar a un acuerdo se tendría que ir a juicio.

Es importante que conozcas todo el proceso, por eso ahora que ya cuentas con la información puedes empezar a buscar esa nueva vida que deseas. Eso sí, te recomendamos que te asesores de profesionales para no tener errores para así, salir positivo y airoso de todos las partes de este proceso.