¿Cómo se lleva a cabo un desahucio exprés?

¿Cómo se lleva a cabo un desahucio exprés?

Uno de los objetivos más importantes de una persona es sin duda alguna poder tener su vivienda, ese espacio donde puede completar totalmente su independencia, porque tiene la libertad de actuar como desee, con sus costumbres personales, sin tener que rendir cuentas a otras personas. Además, podrá organizar de manera progresiva el hogar como desee, equipándolo con los elementos esenciales como cocina, nevera, lavadora, termoeléctrico, entre otros, pero también con los electrodomésticos y demás tipos de artículos que desee, según se lo permita su situación económica, con el objetivo de convertirlo en el lugar de sus sueños.

Es importante agregar que el dueño del piso debe cumplir con los pagos de sus impuestos correspondientes de ser propietario, o de las mensualidades correspondientes si es un inquilino, para que de esta manera esté blindado de manera legal para poder continuar habitando ese inmueble. Contar con un piso previo a casarte es uno de los objetivos que debes plantearte, ya que podrás convivir tranquilamente con tu pareja y planificar el momento de expandir la familia con la llegada de los hijos, que también necesitarán su espacio en el hogar para que puedan sentirse seguros y protegidos.

Acción del desahucio

El cumplimiento de los plazos económicos para mantener al día el pago de un piso es importante tanto para un propietario como para un inquilino. Dependiendo de factores como los metros cuadrados del inmueble, número de habitaciones, números de baños, zona de ubicación, entre otras características podrán tasar en mayor o menor el precio del piso, por lo cual deberá existir un orden entre la inmobiliaria, propietarios e inquilinos para evitar mayores problemas que según sea el caso pueden llegar a la vía legal.

Precisamente existe un procedimiento jurídico amparado por el derecho que atañe directamente a la habitabilidad legal en un piso propio o de alquiler como son los desahucios. Un desahucio se define como un proceso judicial en donde son reclamados los pagos de las rentas correspondientes por parte de los inquilinos y por consiguiente el desalojo de la propiedad ante el incumplimiento de sus responsabilidades económicas.

En la época de la gran crisis económica que se vivió en España alrededor de los años 2007 al 2.009 son muchas las personas propietarias e inquilinas que se vieron en la obligación de abandonar sus inmuebles, debido a que por la intensa situación que se vivió en ese entonces no podían asumir los gastos de sus viviendas, llegando a la precariedad de vivir en las calles, darse al abandono e incluso a acciones tan crueles como el suicidio a causa de la depresión.

Desahucio Exprés

Aparte del procedimiento convencional del desahucio, existe otro para exigir de manera más acelerada el desalojo de un inmueble como son los desahucios exprés. Un desahucio exprés se inicia con una demanda sobre la entrega inmediata de un piso. El proceso obliga a los actuales ocupantes a presentar los documentos que justifiquen su estancia en la vivienda en un plazo de 5 días. De lo contrario se procederá al inmediato desalojo. Este proceso es muy utilizado para desalojar a los okupas de un inmueble, los cuales en la mayoría de ocasiones habitan una vivienda sin cumplir con los pagos correspondientes.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.