En estos últimos meses hemos vivido unos días intensos llenos de incertidumbre. Eso ha sido por la llegada de la crisis sanitaria a nuestro país, donde nos hemos visto obligados a vivir un confinamiento total en nuestras casas. En esta época fueron una multitud de multas las que se pusieron a todas aquellas personas que no estaban respetando el estado de alarma impuesto desde el día 13 de marzo. Estas multas eran por saltarse las normas en las franjas horarias que se establecían, así como no tener justificantes para estar por la calle o buscar cualquier excusa para ir a comprar sin realmente tener la necesidad de ello.

Por estos motivos, empezó a correrse la voz entre los hogares para conocer si de alguna manera se podrían recurrir estas multas y que no llegasen a formalizarse. Cabe objetar, que durante el confinamiento pleno de marzo las autoridades estuvieron más duras puesto que esas sanciones se contabilizaban de igual manera que una multa típica cotidiana del día a día.

En estos momentos donde nos encontramos con la segunda ola, las autoridades se han relajado dejando cabida a poder recurrir ciertas multas. Si te encuentras en alguna de estas situaciones te explicamos como puedes reclamarlas.

¿De qué manera puedo recurrirlas? 

Existen dos maneras útiles de poder hacer frente a las sanciones que nos imponen durante el confinamiento:

  1. La que más conocemos que es la que llevamos tiempo viendo es la del pronto pago. Es decir, pagar la cantidad en los siguientes días de la fecha de la multa para conseguir que el importe se reduzca a la mitad, un 50% de su precio original. Cabe aclarar, que este caso es como las multas de tráfico por lo que tú estás pagando por un incumplimiento puntual que has realizado. En el caso de querer recurrirla tendrás un plazo de 15 días para presentar la justificación a la negación del parte impuesto. Después de esto deberás esperar a que un juez dictamine la sentencia.
  1. Por otro lado, podemos recurrirla cuando tengamos totalmente la justificación necesaria para estos casos. Es decir, un motivo justificado y que esté dentro de los parámetros legales. Por ejemplo: si te multan por no llevar la mascarilla en un momento dado, no podrás reclamarla porque llevar la mascarilla es una razón para sancionarte. Si el uso de ella es obligatorio tendrás que abonar la deuda.

¿A dónde puedo acudir para recurrirlas? 

Para recurrir las multas que creas oportunas puedes acudir a la delegación o subdelegación del gobierno, así como a Correos, al ayuntamiento correspondiente, a los órganos de la Administración del Estado, así como a las dependencias que carácter municipal.

Ya sabes que para realizar estas acciones tienes que tener muy en cuenta que no todo vale, puesto que las autoridades no permiten cualquier justificación a las causas denunciadas. Tienes que tener motivo con fundamento para que te lo aprueben. Asegúrate antes de realizar cualquier acción para no tener sorpresas o problemas posteriores.