Hay momentos en nuestra vida que pasamos por ciertas situaciones que nunca hubiéramos imaginado. Nuestro frenético ritmo de vida, así como nuestras jornadas laborales no nos dan pie a tener tiempo para nosotros y plantearnos lo que nos pueda ocurrir.

Muchas veces podemos pensar en darnos un tiempo de descanso o conseguir ese tiempo por otro motivo más problemático. Por ello hoy, queremos hablar de las excedencias para saber cómo podemos tratarlas y conocer de qué manera un trabajador puede solicitarlas.

Pero ¿Qué es realmente una excedencia? 

Una excedencia es cuando un trabajador decide cesar su actividad laboral en la empresa que trabaja durante un periodo de tiempo limitado. Por lo que se suspende el contrato que tiene con el empresario por decisión del empleado o por diferentes motivos que pueden dar lugar a ello.

Dentro de los parámetros legales que conocemos podemos encontrar excedencias de varios tipos:

  1. Excedencia voluntaria donde los requisitos son los siguientes: estar trabajando un año en la empresa, así como que la excedencia dure entre 4 meses y 5 años. El único condicionante es que el trabajador no se asegura el puesto cuando vuelva, es decir, la empresa tendrá la preferencia para dictaminar si el trabajador vuelve a su puesto o si de lo contrario debe esperar a que salga una vacante similar a la que desempeñaba.
  1. Excedencia forzosa es la que sí o sí el trabajador mantiene su puesto de trabajo, así como la antigüedad en la empresa. La empresa tiene la obligación de concedérsela. Los motivos son que el trabajador tiene que realizar alguna acción sindical fuera de su ciudad o porque ha conseguido un cargo público y no puede acudir a su puesto de trabajo.
  1. Excedencia por cuidado de familiares, en este caso la duración puede ser hasta 3 años. Puede ser por tener un hijo ya sea adoptado o acogido, así como un familiar hasta de segundo grado, pero en este último caso serán dos años lo máximo que se podrá disfrutar.

Por lo que, teniendo estos tres puntos en cuenta, nos preguntamos:

¿Puedo estar de excedencia y trabajar a la misma vez? 

Por regla general, no existe ningún tipo de impedimento legal en el que diga que no puedes trabajar por otro lado mientras estés de excedencia. Eso sí, siempre podrás trabajar en otra marca siempre y cuando no exista un contrato en el que aclare que exista una competencia desleal al igual que un pacto de no concurrencia. Si tuvieses esto, no podrías trabajar puesto que estarías incumpliendo un contrato.

De la manera que sea y la excedencia que puedas llegar a tener siempre es importante que sepas todo sobre ellas. Infórmate bien antes de dar cualquier paso o antes de saber que vas a tener esta situación en los próximos meses. Lee bien cada papel que vayas a firmar y asegúrate en todo momento de que estás haciendo lo correcto para no tener problemas en el futuro.