Blog 'El Abogado'

Blog "El Abogado"

Obtener la nulidad matrimonial en la Iglesia Católica

En septiembre de 2015 el actual Papa Francisco reformó el proceso de nulidad matrimonial en el entorno de la Iglesia Católica en cuyo cambio se ve reflejado una rápida acción en las resoluciones y la eliminación de la apelación automática.

Esta manera de simplificar y hacer más ágil el procedimiento de la nulidad de un matrimonio se realiza para regular el modo en el que todos los obispos católicos se aúnen en los procesos.

¿POR QUÉ SE PIDE LA NULIDAD ECLESIÁSTICA?

Si no se realiza la separación entre dos personas casadas por la Iglesia de forma correcta, se puede considerar adulterio vivir con una nueva pareja y que se está viviendo en pecado. En el código de Derecho Canónigo, las causas por las que se pide la nulidad matrimonial están fijadas, siendo las más frecuentes las que derivan de la incapacidad de asumir las obligaciones del matrimonio. La mayoría de las demandas para obtener la nulidad se deben también a una posible inmadurez o dependencia psicológica de una de las partes del matrimonio a los padres o amigos.

Otra causa también se fija cuando se refiere a la simulación en el consentimiento, es decir, que un cónyuge excluye al otro de las características esenciales del matrimonio como la procreación, la fidelidad o la indisolubilidad.

En la sentencia final que dicta el Papa Francisco para este cambio en la forma de obtener la nulidad matrimonial en la Iglesia Católica también se explican otras razones por las cuales se presenta la demanda. La brevedad en la convivencia conyugal, el ocultamiento de la esterilidad, la violencia física o la falta de uso de razón, entre otras.

PASOS PARA OBTENER LA NULIDAD ECLESIÁSTICA

Un católico, para volver a casarse con otra persona tras haberse unido en matrimonio con otra a través de la Iglesia, debe obtener la nulidad matrimonial.

Este proceso, antaño, fue muy criticado en el momento en el que se puso en funcionamiento, por estar fuera del alcance de muchas personas por su elevado coste y sus trámites complejos y lentos.

Con el paso de los años y los avances en temas políticos y relacionados con la Iglesia, las demandas de nulidad se han ido simplificando, pero no es hasta el año 2015 cuando el fallo del Papa Francisco mueve ficha a favor de ser un procedimiento mucho más liviano.

Para comenzar una demanda de nulidad el aún matrimonio tiene que presenciarse en el tribunal eclesiástico de la iglesia donde celebraron la unión. Un perito en derecho canónico deberá hacer una primera orientación sobre el inicio del proceso de nulidad.

Para realizar esta separación del matrimonio ante los ojos de Dios no hace falta que ambos cónyuges estén de acuerdo en obtener la nulidad.

DURACIÓN Y COSTE DEL PROCESO

Para obtener la nulidad matrimonial en la Iglesia Católica ambas partes deberán pasar por un proceso de intervención de testigos y/o peritos para corroborar que se va a realizar esta separación y obtenerla con doble sentencia conforme. Antes de la reforma introducida por el Papa Francisco este trámite podía durar cerca de dos años.

En el año 2015 el Sumo Pontífice insta a los tribunales a que se realice esta declaración de nulidad en un plazo máximo de un año, además de no ser de total necesidad acudir a un segundo tribunal si una de las partes no está de acuerdo.

También, el Papa tras esta reforma ha consensuado que se asegure que no se va a tener ningún tipo de coste económico en todo el proceso, aunque si se podrán realizar aportaciones voluntarias y aceptarse donativos por parte de los contrayentes del matrimonio para el correcto funcionamiento de los tribunales.

En cuanto a procedimientos en los que se tiene que realizar una investigación más amplia o la presencia de abogados o figuras más especializadas pues son casos más complejos, se puede aplicar una reducción de hasta el 75% en las tasas judiciales y asignar un abogado de oficio a las personas sin recursos.

Una vez obtenida la nulidad, la sentencia de forma favorable se notifica a las parroquias donde fueron bautizados los contrayentes para que se declare dicha separación formal en los libros correspondientes. La mayor parte de las nulidades eclesiásticas también se pueden convalidar civilmente.

Tras esto, se puede volver a contraer matrimonio por la Iglesia.

Contacta con nuestro equipo especialista en nulidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*