Existen varios tipos de divorcios, concretamente dos, el divorcio de mutuo acuerdo y el divorcio contencioso.

 

¿ En qué se diferencia el divorcio contencioso del divorcio de muto acuerdo?

Podemos decir que el divorcio de muto acuerdo, es aquel en el que los conyugues están más próximo a sus posturas, y por lo tanto es más fácil llegar a un acuerdo sobre el uso de los bienes si los hubiera y principalmente sobre el cuidado y atención de los menores que tengan en común.

El divorcio contencioso, es aquel en el que lo anterior no es posible, bien por que las posturas son encontradas y muy distantes entre los conyugues o bien por falta de voluntad de ambos. Por ello, será un juez el que decida sobre el uso de los bienes y el régimen que va a regir las visitas de los menores que hubiera en común, así como su manutención y cuidado.

 

¿Qué dura un divorcio contencioso?

El tiempo en este tipo de divorcios es un factor a tener en cuenta, ya que se alargan en el tiempo de forma considerable, y el desgaste emocional y personal es mucho mas elevado que el divorcio de mutuo acuerdo. Por ello nos iremos, dependiendo del juzgado, a plazos muy superiores que no tendríamos en el divorcio de mutuo acuerdo.

 

¿Cuándos abogados intervienen en el divorcio contencioso?

Intervendrán dos abogados, uno por cada conyugue para defender las posturas de ambos en sede judicial, o intentar acercar posturas a fin de que finalmente se llegue a un acuerdo en beneficio de su clientes.

 

¿Es mas caro el divorcio contencioso?

Si, es mucho mas caro que el divorcio de mutuo acuerdo dado que se celebrara juicio y el procedimiento es mas largo en el tiempo.

 

¿Qué se debate en un divorcio contencioso?

Principalmente se debaten dos cuestiones entre las parejas que se divorcian, el uso de los bienes comunes, tales como casa, coche etc… y principalmente el cuidado de los hijos, régimen de visitas, pensión de alimentos etc. Pero también habrá que tener presente que se pueden dar otros debates judiciales, tales como la pensión compensatoria en favor de uno de los conyugues, en la actualidad ya va siendo cada vez menos, toda vez que por lo general ambos conyugues suelen trabajar.