Blog 'El Abogado'

Blog "El Abogado"

Nulidad eclesiástica. ¿Cómo conseguirla?

Cuando un matrimonio se celebra bajo el dogma de la fe cristiana, se considera indisoluble. Sin embargo, este vínculo puede llegar a ser declarado por la Iglesia como no válido. Es entonces, cuando se decreta la nulidad matrimonial eclesiástica.

Por esta razón, aunque la Iglesia católica considera que el matrimonio es una alianza por la que un hombre y una mujer se vinculan para toda la vida, hay personas que presentan una demanda de nulidad antes los tribunales eclesiásticos, bajo la convicción moral de que puede resultar inválido.

El proceso canónico y el proceso civil: dos cosas diferentes.

Dicho esto, hay que aclarar que este proceso no es incompatible con la separación o el divorcio. El motivo es que la nulidad matrimonial corresponde a la Iglesia y los otros dos son procesos civiles que corresponden al Estado. De hecho, ambos procedimientos pueden tramitarse de forma paralela o en momentos diferentes en el tiempo.

La nulidad eclesiástica se pronunciará sobre la validez o no del matrimonio y se puede trasladar al ámbito civil con un sencillo proceso ante un Juzgado de Primera Instancia. Debes saber que la resolución dictada por un tribunal eclesiástico es reconocida por el Estado, quien no dará por formalizado el matrimonio.

Por su parte, el proceso civil servirá para tomar decisiones respecto a la patria potestad y la custodia de los hijos, el uso del domicilio familiar, las distintas pensiones familiares o temas relacionados con el patrimonio.

Últimas reformas del Derecho Canónico.

En 2015, el Papa Francisco modificó el código de Derecho Canónico para evitar que favorecer la celeridad de los procesos de nulidad, aunque no para promover que se produzcan. Su objetivo era evitar que los católicos rompieran su matrimonio por la vía civil, sin llegar a pedir nunca la nulidad por la complejidad y los costes del proceso.

La refirma introdujo los siguientes cambios:

Hace más fácil que los fieles tengan acceso a los tribunales eclesiásticos Suprime la necesidad de una doble sentencia conforme con la nulidad, dando por válido que exista solo una Acorta los procesos en casos de nulidad evidente Disminuye el coste del proceso

Para que un matrimonio de declare nulo, deben darse unas condiciones establecidas por el Derecho Canónico:

Defecto de forma: por ejemplo, sin la asistencia de un párroco. Matrimonio celebrado con impedimento: por cuestiones de edad, de rapto, de crimen, de consanguinidad, de impotencia… Matrimonio contraído con vicio de consentimiento: por no disponer de uso de razón, por incapacidad, por ignorancia, por simulación o contraído por violencia, por poner solo algunos ejemplos.

Si se cumple alguna de estas condiciones, la causa debe presentarse ante la Iglesia. Este proceso debe llevarlo un abogado especialista en derecho matrimonial canónico. La Iglesia considera que un matrimonio debe celebrarse entre personas hábiles y que sean capaces de expresar consentimiento. De lo contrario, se considera caso de nulidad.

¿Cómo es el proceso de nulidad matrimonial?

Se inicia mediante la presentación de una demanda ante el tribunal eclesiástico de la diócesis donde se celebró el matrimonio. Si lo presentan las dos partes de mutuo acuerdo y se alegan causas que no requieran investigación y sean corroboradas por documentos o testimonios, se puede tramitar un proceso breve.

Si la demanda la realiza un solo cónyuge, el otro puede oponerse, ausentarse o someterse a la justicia del Tribunal. Normalmente, se suele interrogar a las partes, se toma declaración a los testigos de cada parte y se analizan las pruebas presentadas. Luego, se abre un proceso de alegaciones y todo culmina con la sentencia del Tribunal.

Las personas interesadas en la nulidad eclesiástica de su matrimonio, pueden recurrir a Gómez González Abogados: somos expertos en dirigir procesos de nulidad matrimonial ante los tribunales eclesiásticos. Nos ocupamos de cada caso de forma íntegra, realizando un estudio detallado y profundo del mismo.

Nuestro abogado David Gómez es un reconocido profesional, experto en derecho canónico y eclesiástico. Dispone de una larga experiencia en este tipo de procedimientos y cuenta con la habilitación especial para ejercer ante los tribunales eclesiásticos de toda España. De hecho, forma parte del Tribunal Eclesiástico Metropolitano de Madrid.

Puedes contactar con nosotros y fijar una primera cita de forma totalmente gratuita. Para ello, puedes pasar por nuestras oficinas centrales en Madrid o solicitar los servicios de nuestro Bufete Online.

Contactarnos a través de este formulario y nos pondremos en contacto contigo. También puedes llamarnos al 910 41 45 37 o escribirnos a info@dabogados.es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*